Favorito de las masas

enamorarse de un idiota

lo más sencillo que puedes hacer, cuando venga la primavera, es enamorarte de un idiota. no tendrás que caminar mucho para encontrarlo y él...

lunes, agosto 17, 2015

poema largo por cada uno de tus pelos

imposible es competir
con esa barra de amigos
incondicional y oscura
que te rodea todo el tiempo.

no hay calidez más pura
ni selecta compañía
que la que hace todo el día
un vellón bien enrulado.

protegido y respetado
el cuerpo siempre distante
de mis anhelos de amante
por tu fronda capilar.

son cientos, miles, millones
un ejército caliente
que solo cede clemente
cuando pasas el jabón.

un verso o una canción
solo me queda cantarte
y decirte si adorarte
o hacerme de un almohadón.

domingo, agosto 16, 2015

la patria o el desayuno

somos unos ochenta hamsters en una cabina de clase turista, con asientos que no se reclinan. nos despiertan cuando quieren, solo con prendernos la luz, como a los pollos. nos dan bebidas dulces y unas cosas secas, crujientes y muy saladas. ignoro si se trata de una dieta para evitar la trombosis por permanecer tantas horas en la misma posición o una forma encubierta de exterminio para consumistas. la sumisión en el mundo de la aeronáutica comercial es algo básico. algunos pagan más (mucho más) para ser menos sometidos pero se trata apenas de un intento. cuando nos despiertan, veo a lo lejos la cabeza de pablo y la pelada de pedro. la primera, con sombrerito. viajan a bogotá. no tengo esperanza que las cosas mejoren en el transcurso de las horas. nos dieron siete galletas grasosas con un queso de origen no animal. no hay turbulencia pero igual, nos hacen dormir atados. sospecho que este equipo pasó por algún hospital psiquiátrico antes de brindar servicios en la compañía aérea. no debería llamarse compañía, es más bien una imposición. todos esos comandantes, azafatos y asistentes de vuelo no son más que una troupe de carceleros encubierta. todo es de riguroso plástico. la patria o el desayuno sin café. todos a rigurosos 22°C, es decir, frescos.

viernes, agosto 14, 2015

dichoso azar


la casualidad es la madre de algunas cosas que amo. quizás ese bosque extenso y extendido no me merezca. igual quiero guarecerme en él, esperar que pase la lluvia, escuchar los latidos. es tan lindo esperarte mientras pasan las cosas. estoy solo agradecida por la dicha del azar.