lunes, abril 04, 2016

el coito imposible de registrar

hay una nueva raza de hombres. lo puedo afirmar. los que salen a cazar mujeres por el chat. cualquier chat, uno específico para encuentros sexuales u otro menos específico. las técnicas son diversas. algunos empiezan halagando algún comentario gracioso que publicaste, otros directamente te interrumpen por mensaje interno, dos o tres palabras y viene la foto del pene erecto o en vías de erección. esa es, al entender de estos hombres, su forma de seducir. pararse en la plaza pública y exhibir el pito es cosa del pasado. además, sufrirían la censura y también la persecución por parte de las autoridades por aquello del atentado al pudor. en la supuesta intimidad de las redes, se sacan el gusto de desenvainar ante la primera respuesta femenina. está claro que esta forma de comunicación es mucho más antigua en los contactos de varones homosexuales por las redes y sitios de ligue pero ahora parece que afecta también a los varones jóvenes que se declaran heterosexuales. se pueden observar además, una serie de comportamientos de cortejo heredados de una vasta cultura de cine porno, consumido también a través de las redes y la masturbación (de ellos) como tema principal de conversación a lo largo de ese cortejo. este “hombre nuevo” en materia sexual necesita verlo todo. pasa de aquel viejo intento de ir por el coito ya que está muy difícil de registrar lo que realmente pasa al interior del mismo. ese “hombre nuevo” es un guionista que ensaya solo y después necesita partener para pasar a la calidad de observador, de observador de su propio orgasmo, por supuesto. la mujer es apenas un objeto que acompañará la escena siguiendo las directrices que exciten al hombre. ese orgasmo estará muy lejos de la vagina porque necesita ser grabado por los ojos del hombre, para seguir con su solitario viaje.

viernes, octubre 02, 2015

porcentajes

después de peinarme y refrescar el rostro me arranqué el ojo. usé una cucharita afilada en un borde y fue sencillo. con un ojo menos bajará la expectativa de verte al 50%. además la posibilidad que me veas y quieras tener algo conmigo disminuirá en un 100%

jueves, septiembre 24, 2015

el de la cajita

estoy bailando con una escoba en un rincón del cuarto. el ropero sigue abierto a los duendes.la charla quedó en la mesa, tirada como una servilleta que apenas se usó durante el almuerzo. de fondo, el cajero conversa con el mozo. el resto es un vacío que nunca es incómodo. cada uno de tus pliegues merecería un dibujo chino. como los que llevan las cajitas de fósforos que te regalan en el motel. una selección de fragmentos de ti de esos que pueden recopilarse para que la memoria no los borre en una tarde lluviosa por puro azar. es extraño todo lo que no dicen las fotos cuando solo quieres reencontrarte con algo que prometía ser bueno. es extraño no leer lo que dicen las fotos y puedes reconocer dos semanas después. viajes a mundos cotidianos llenos de dolores que parecen irreparables. pequeños pies. buscando una calma que no podré encontrar, revuelvo el fondo de la cartera de interiores amarillos y sé muchas cosas más. dos, tres desafíos metidos en una bolita de papel. el espanto de lo cotidiano. el misterio de meter cosas en el horno y que se conviertan. la espera. la abulia. el abrazo. las imágenes suspendidas en la cuerda de la ropa. un benteveo que no me dice tu nombre.

lunes, agosto 17, 2015

poema largo por cada uno de tus pelos

imposible es competir
con esa barra de amigos
incondicional y oscura
que te rodea todo el tiempo.

no hay calidez más pura
ni selecta compañía
que la que hace todo el día
un vellón bien enrulado.

protegido y respetado
el cuerpo siempre distante
de mis anhelos de amante
por tu fronda capilar.

son cientos, miles, millones
un ejército caliente
que solo cede clemente
cuando pasas el jabón.

un verso o una canción
solo me queda cantarte
y decirte si adorarte
o hacerme de un almohadón.

domingo, agosto 16, 2015

la patria o el desayuno

somos unos ochenta hamsters en una cabina de clase turista, con asientos que no se reclinan. nos despiertan cuando quieren, solo con prendernos la luz, como a los pollos. nos dan bebidas dulces y unas cosas secas, crujientes y muy saladas. ignoro si se trata de una dieta para evitar la trombosis por permanecer tantas horas en la misma posición o una forma encubierta de exterminio para consumistas. la sumisión en el mundo de la aeronáutica comercial es algo básico. algunos pagan más (mucho más) para ser menos sometidos pero se trata apenas de un intento. cuando nos despiertan, veo a lo lejos la cabeza de pablo y la pelada de pedro. la primera, con sombrerito. viajan a bogotá. no tengo esperanza que las cosas mejoren en el transcurso de las horas. nos dieron siete galletas grasosas con un queso de origen no animal. no hay turbulencia pero igual, nos hacen dormir atados. sospecho que este equipo pasó por algún hospital psiquiátrico antes de brindar servicios en la compañía aérea. no debería llamarse compañía, es más bien una imposición. todos esos comandantes, azafatos y asistentes de vuelo no son más que una troupe de carceleros encubierta. todo es de riguroso plástico. la patria o el desayuno sin café. todos a rigurosos 22°C, es decir, frescos.

viernes, agosto 14, 2015

dichoso azar


la casualidad es la madre de algunas cosas que amo. quizás ese bosque extenso y extendido no me merezca. igual quiero guarecerme en él, esperar que pase la lluvia, escuchar los latidos. es tan lindo esperarte mientras pasan las cosas. estoy solo agradecida por la dicha del azar.