lunes, agosto 17, 2015

poema largo por cada uno de tus pelos

imposible es competir
con esa barra de amigos
incondicional y oscura
que te rodea todo el tiempo.

no hay calidez más pura
ni selecta compañía
que la que hace todo el día
un vellón bien enrulado.

protegido y respetado
el cuerpo siempre distante
de mis anhelos de amante
por tu fronda capilar.

son cientos, miles, millones
un ejército caliente
que solo cede clemente
cuando pasas el jabón.

un verso o una canción
solo me queda cantarte
y decirte si adorarte
o hacerme de un almohadón.

domingo, agosto 16, 2015

la patria o el desayuno

somos unos ochenta hamsters en una cabina de clase turista, con asientos que no se reclinan. nos despiertan cuando quieren, solo con prendernos la luz, como a los pollos. nos dan bebidas dulces y unas cosas secas, crujientes y muy saladas. ignoro si se trata de una dieta para evitar la trombosis por permanecer tantas horas en la misma posición o una forma encubierta de exterminio para consumistas. la sumisión en el mundo de la aeronáutica comercial es algo básico. algunos pagan más (mucho más) para ser menos sometidos pero se trata apenas de un intento. cuando nos despiertan, veo a lo lejos la cabeza de pablo y la pelada de pedro. la primera, con sombrerito. viajan a bogotá. no tengo esperanza que las cosas mejoren en el transcurso de las horas. nos dieron siete galletas grasosas con un queso de origen no animal. no hay turbulencia pero igual, nos hacen dormir atados. sospecho que este equipo pasó por algún hospital psiquiátrico antes de brindar servicios en la compañía aérea. no debería llamarse compañía, es más bien una imposición. todos esos comandantes, azafatos y asistentes de vuelo no son más que una troupe de carceleros encubierta. todo es de riguroso plástico. la patria o el desayuno sin café. todos a rigurosos 22°C, es decir, frescos.

viernes, agosto 14, 2015

dichoso azar


la casualidad es la madre de algunas cosas que amo. quizás ese bosque extenso y extendido no me merezca. igual quiero guarecerme en él, esperar que pase la lluvia, escuchar los latidos. es tan lindo esperarte mientras pasan las cosas. estoy solo agradecida por la dicha del azar.

lunes, junio 09, 2014

me llamas "nena"

a veces tu voz es como una cáscara de naranja que rueda sin mucho sentido hacia un rincón. algo fortuito que deja una estela perfumada en los rincones de mi habitación.

viernes, marzo 21, 2014

me miras

no me entero, pero imagino que me estás mirando. por alguna ventana que dejé cerrada ex profeso. es el único argumento que tengo para ir y venir de lo profundo, posando. no se escuchan ruidos humanos. el sueño parece de metal. tus párpados no existen. algunos dedos quizás. no quedan ni rastros del canalla. no corre el agua. unos tambores mudos, ni dicen. todo el cuerpo cree en su juramento. en esos pies largos. en el gato que toma agua del water. en la noche y su enemiga.

sábado, enero 04, 2014

solo quince minutos.

miro tu cara algunas veces, cuando estás atendiendo otro asunto. grabo esos gestos que me gustan con un sólo ojo, como de basilisco. me gusta que seas un romántico accidental, un tierno improvisado. estoy bajo el influjo de tu voz, como una solitaria costurera frente a su aparato de radio día y noche. cada palabra se convierte en parte de una música nueva, jugosa y ardiente. me quedo pensando porqué me alejo cada vez que me alejo. me quedo pensando por qué hay espacios en los que no puedo estirar la mano y tocarte. me voy por mucho tiempo pero me quedo impregnada, totalmente contaminada con los gestos de tu humilde existencia. con cada uno de esos gestos puedo construir un ladrillo nuevo con el que levantar una pared y dejarte encerrado para siempre, como un esclavo. con cada una de esas palabras podría componerse una ópera extraña y los espectadores podrían aullar en la platea, asombrados por la pasión y el dolor. todo lo que estás haciendo para enredarme da resultado, como si fueras un apostador experimentado en la ventanilla del hipódromo. como si te pasaras horas leyendo las páginas de pronósticos, como si los escribieras para después, transgredir uno a uno. todo lo que estás haciendo me hace despertar sospechas, contratar detectives, filtrar llamadas, enviar faxes a máquinas que no tienen papel. son sólo quince los minutos en que puedo salir a respirar sin preguntarme qué estarás haciendo con tu vida, dónde estará tu cuerpo y porqué tienes ese buzo violeta.