Favorito de las masas

enamorarse de un idiota

lo más sencillo que puedes hacer, cuando venga la primavera, es enamorarte de un idiota. no tendrás que caminar mucho para encontrarlo y él...

lunes, febrero 14, 2005

al fin solo

había llamado a un servicio de acompañantes y había contratado a una puta. ahí estaba ella, linda, joven, italiana y envuelta en un saco de piel bajándose de un auto en la puerta de su casa suburbana. desde que su lujuria había vencido por knock out a su proverbial avaricia y había tomado su tarjeta de crédito para pedir el servicio a domicilio, se había pasado limpiando la casa. el hogar que compartía con un sicótico que al fin se había ido, por unos días, a otra parte. café recién hecho, cerveza en la heladera, sábanas limpias y toallas nuevas. se bañó, se afeitó y se vistió como si tuviera una cena con sus futuros suegros. había imaginado posibles diálogos para cuando prendiera el cigarrillo después de corjérsela. ella era sensacional, pero él no pudo perpetuar su plan. su amigo de todas las horas no quiso salir de su letargo y ahí se quedó deprimido, maldecido y reducido. sólo pudo decir un par de veces “ sorry “.ella pasó al baño y salió calma y arreglada, con el pelo cepillado, rumbo al auto donde el chofer la esperaba para llevarla, tal vez, a la casa de otro cliente. disimuló la lípori como pudo pero cometió un error. se olvidó la agenda en el comedor. para él esta fue la chance de reivindicarse así que llamó presto al servicio y reportó el hallazgo. mientras la esperaba sintió que se había enamorado de esa mujer y esa era la razón por lo que había pasado lo que había pasado. ensayó varias veces como sería esta segunda oportunidad desde la perspectiva del salvador. a las tres horas ella volvió a golpear la puerta de su casita en jersey. él la hizo entrar y después de entregarle la agenda donde contabilizaba a todos los tipos con los que se había revolcado cada día de cada mes del año, intentó invitarla a salir. “ fuera del trabajo “ – aclaró. ella frustró cualquier esperanza sólo con un gesto, puso un billete de veinte en la mesita, junto a los preservativos holden y partió.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

por lo menos descontó U$s 20 del servicio, no?

saludos

http://www.gabriel.weblogs.com.uy/

rebecca milans dijo...

si, flor de negocio !

Sergio dijo...

si esa chica no era italiana podría haberse llamada phoebe...

recuerdo una vieja nota sobre el llamado "nuevo periodismo" que hablaba acerca de comenzar las oraciones en minúscula. recuerdo alguna revista contracultural argenta que hacía la propio.

fui a mi biblio y busqué un libro de tom wolfe, La izquierda exquisita, no sé porqué. o sí, estaba mencionado en aquella vieja nota.

saludos!

rebecca milans dijo...

no vea querido sergio en mi gesto snob de escribir sin mayusculas ( que bastante me cuesta por otra parte ) más que una pequeña perversión estilística. no intento usar las polainas del bueno de tom, prefiero los stilettos, jim ! y si hay algo que destaca en mi blog es la faceta contracultural... bienvenido y disculpas por estar con el humor demasiado campanita este lunes

Jorge dijo...

No se llamaba Delgadinha? Me hizo acordar.

Adrian dijo...

el enamoramiento precoz como disfunción.

rebecca milans dijo...

¿ enamoramiento ? eso no fue precoz adrian, eso fue patético nomás. ahora me arrepiento de no haberle puesto nombre al personaje porque tengo otras andanzas que publicare en cualquier momento para que ustedes puedan confirmarlo

Sergio dijo...

en fin, que aquel libro de wolfe, justamente refería a la contracultura norteamericana. elitista y muy cínico, pero interesante. al menos más que ahora, cuando su preocupación mayor parece ser el sexo en las universidades, según vemos en su último libro. saludos!

rebecca milans dijo...

creo que en el norte lo que deberia preocuparles es el sexo en la catequesis

Anónimo dijo...

Thank you!
My homepage | Please visit

Anónimo dijo...

Great work!
http://lpbdmima.com/oelz/fkyi.html | http://tiskifjp.com/ddue/wqjb.html