Favorito de las masas

enamorarse de un idiota

lo más sencillo que puedes hacer, cuando venga la primavera, es enamorarte de un idiota. no tendrás que caminar mucho para encontrarlo y él...

miércoles, marzo 16, 2005

no hables con desconocidos

aquel sería el síntoma del fin de una mala noche. estar ahí, con la moza, una real extraña para mi y encima tener que seguirle la corriente. según ella, alguien me había recomendado. claro que escuché sus gritos unos días antes cuando me llamaba y caminé en reversa hacia la plaza matriz. mi instinto de esa tarde no me engañaba. algo me indicaba que sería mejor si me escapaba de esta nueva amiga a la fuerza. logré volver a casa. giré la llave y prendí la luz. allí estaba, revolviendo el cajoncito de mi cómoda, bajo mi lámpara favorita. casi todo negro como algún día lo parieron. avancé a la voz de quedate quieto ahí y levanta las manos y el extraño levantó las manos y quedo medio despistado, mirándome mientras me arrastraba hasta el teléfono y lo ponía en función manos libres ( que ironía ) y llamaba al 911 . en ese momento entendí que la radio estaba alta y youssou n'dour cantaba desenfrenado en inglés. mientras esperaba volví a ordenarle al intruso ponete contra la pared y le apuntaba con el auricular. no me acuerdo bien como pasé los detalles de mi posición en la ciudad . colgué y me quedé mirándolo. estaba desarmado en todo sentido. lamenté no tener el numero de la portería a mano para darle a mi portero ex guardia de cárcel la oportunidad de ser, por una vez, un héroe. así que, para romper el hielo, le pregunté por donde entró. con una soga me contestó. ¿ del techo ? volví a inquirir. ahí noté que movía los ojos y trataba de encontrar una salida. en ese momento levantó un champión gigantesco y saltó encima de la cama y siguió corriendo hacia la puerta y ahí desapareció. me asomé al pozo de aire y grité : un ladrón por la escalera sin imaginarme que un oficial policial venía subiendo en la dirección contraria. hubo un poco de ruido y de pronto solo pasos subiendo. era el policía, chiquitito, que traía esposado al ladrón. el otro policía, un poco mejor comido venía por el ascensor con la libreta para tomar la declaración. se parecía un poco a hutch pero estaba sin starsky.

4 comentarios:

Jorge Gómez Jiménez dijo...

Espero que hayas aprendido la lección: nunca se debe apuntar a un malhechor con un teléfono en manos libres. Es, al menos, contraproducente.

Afortunadamente andaba por ahí el enano policía.

Jorge Gómez Jiménez dijo...

Espero que hayas aprendido la lección: nunca se debe apuntar a un malhechor con un teléfono en manos libres. Es, al menos, contraproducente.

Afortunadamente andaba por ahí el enano policía.

Jorge Gómez Jiménez dijo...

Espero que hayas aprendido la lección: nunca se debe apuntar a un malhechor con un teléfono en manos libres. Es, al menos, contraproducente.

Afortunadamente andaba por ahí el enano policía.

rebecca milans dijo...

tienes razon JGJ, pero el manos libres deberia traer la advertencia en el manual : " se aconseja no apuntar a un malechor con el telefono " de lo contrario los usuarios no sabriamos como orientarnos