Favorito de las masas

enamorarse de un idiota

lo más sencillo que puedes hacer, cuando venga la primavera, es enamorarte de un idiota. no tendrás que caminar mucho para encontrarlo y él...

domingo, mayo 08, 2005

costumbres orientales

en mi barrio no hay niños. aquí preferimos los libros usados, las primeras ediciones o las que están autografiadas por el autor. los únicos que se reproducen por estas cuadras, son los chinos del tenedor libre. solamente ellos parecen interesados en traer al mundo a esos seres de caritas de marfil con dos líneas pequeñas por ojos y mejillas sonrosadas. después que los crían se los llevan a una chacra, a plantar peras chinas, que son redondas. nadie ve chinos adolescentes en el barrio. creo que los llevan a las granjas para adoctrinarlos y que no se contaminen con los jóvenes occidentales del barrio, porque de ese modo se convertirían en libreros de viejo y no tendrían hijos. la familia china necesita de brazos para subir los cajones de peras y repollos para hacer arrollado primavera. no puede darse el lujo de tener, entre sus filas, seudo intelectuales dedicados a la lectura.

14 comentarios:

maqui dijo...

muy interesante. el blog, en general.

rebecca milans dijo...

gracias maqui & tino. hacemos lo que esta a nuestro alcance, ni un milimetro mas.

Silvana dijo...

En qué barrio vivis? Porque en el mio los chinos tienen tiendas, de esas que encontrás todo lo que necesitás para saciar el deseo de gastar ... y luego recapacitás que lo que comprastes es una mie%~$@ que no sirve para nada.

Luis Andrade dijo...

Gracias a Dios que algunos de esos tantos Chinos, a través de los milenios, tuvieron la presencia mental de rebelarse contra la corriente y ser pensadores de primerísima línea. El mundo sería muy diferente si no hubiese sido así...

L

rebecca milans dijo...

ya sabemos que los chinos despliegan multiples virtudes, claro que mi barrio, el de los libros de viejo, alberga chinos del sector gastronomico y de las chucherias que parecen ser fundamentales en la vida de todos nosotros desde que las compramos

Garislugo dijo...

los chinos son sorprendentes, digamos que uno los asocia con dos caracteristicas antagonicas; la masividad en la industria, en la cantidad de gente que son, en la invasion del mercado con chucherias, pero sin embargo tambien con la delicadeza y la enorme riqueza intelectual de su cultura, relamente uno no puede dejar de admirarlos a pesar de los restoranes chinos ...

Garislugo dijo...

los chinos son sorprendentes, digamos que uno los asocia con dos caracteristicas antagonicas; la masividad en la industria, en la cantidad de gente que son, en la invasion del mercado con chucherias, pero sin embargo tambien con la delicadeza y la enorme riqueza intelectual de su cultura, relamente uno no puede dejar de admirarlos a pesar de los restoranes chinos ...

Garislugo dijo...

perdon por el "repeat", me olvidaba que las peras chinas son muy ricas, no sabia que en mi ahora lejana montevideo tambien se conseguian, las recomiendo !!

Madonna_es_mi_madrina dijo...

Claro, para que los hijos sean lo más parecido a todo lo "made in china", no los van a dejar mezclarse con unos "made un uruguay". Sería horrible. Serían como chucherías innecesarias, y además, marrones.

rebecca milans dijo...

en el barrio hubo parrilladas históricas y un dia, un sisma matrimonial destrozó el negocio. todos emigraron y ahi, aparecio esta familia china con muchos parientes y le dieron un caracter mundano a la cuadra. tienen comidas diferentes, olores diferentes, telas distintas, musica... fue excelente que se instalaran aqui. sus ancianos tienen espacio en el negocio, todos funcionan integrados, armonicos, son como una isla de orden en el medio de los libros de viejo

unsologato dijo...

Plac plac plac plac... aplausos por esto que acabo de leer.
Saludo felino!!!

Don Mario dijo...

Quiero ir a tu barrio

Aquí hay muchos niños y pocos libros

soy amigo de galeano dijo...

rebecca milans, donde estas? j mayuscula pinchó en MVD? o estas en MAD o BCN?

rebecca milans dijo...

soy amigo de galeano, j mayuscula pincho en montevideo, hace una semana, en su primer visita al sur