Favorito de las masas

enamorarse de un idiota

lo más sencillo que puedes hacer, cuando venga la primavera, es enamorarte de un idiota. no tendrás que caminar mucho para encontrarlo y él...

miércoles, julio 27, 2005

nadie

después de la una, en el bar, están los felices, los que tienen mesa reservada o los que llegaron temprano y ya estan servidos. además, están los entenados que hacen cola, intentan seducir de alguna manera a la recepcionista y también los que quedan con cara de frustración vagando por la zona de la barra. las mujeres, generalmente llegan en barra y enseguida se victimizan. están los tipos prácticos que se arreglan en cualquier lado, igual en la zona de la puerta, donde es más oscuro y a cada rato se cuela un chorro de aire frío. vino además el que mete el pecho y tarta de colarse. el prepotente. la distraída, el pertinaz . la parejita que se manda al salón y cuando son atrapados in fragantti, regresan con la humillación de ser corridos por el servicio. caminan conscientes de su escarnio, imperceptible para el resto que mastica. estoy en uno de esos lugares adonde van las estrellas. mi aspecto, es tan exótico, que algunas celebridades, que pasan por mi mesa y me saludan, para no quedar mal. estoy en la entrada, en la mesa más evidente, junto a la recepcionista. ya pasaron tres, es muy graciosa la situación. ahora veo a dos provincianas que vinieron, como yo, a ver famosos comer. están desorientadas por mi culpa. no pueden parar de hablar de mi, mientras la recepcionista las tortura y las obliga a esperar paradas una mísera mesita. revisan una y otra vez las tapas mentales de las revistas ilustradas que consumen y descartan que sea tal o cual. entonces…¿ quien es ? “ nadie” , concluye la más astuta y me descubre en mi franca impunidad.

2 comentarios:

Meritxell dijo...

Hola Rebeca. Me ha entrado la nostalgia de cuando te leía a diario, y al entrar de nuevo y ver este relato ,que me ha dejado maravillada de lo bien que describes situaciones hilarantes me pregunto cómo no vuelvo al sano hábito de leerte todos los días. Es para sentir la envidia no tan sana...

Un fuerte abrazo desde España.

Fedosy dijo...

Rebeca: La verdad que no sé cómo lo haces. Tienes una habilidad impresionante para formar una "atmósfera" en pocas palabras impresionantes. Sobre todo este ejercicio narrativo es una atmósfera. Todo flota, todo está allí. Te veo en la bruma, divina, exótica y uno se siente trasnportado.
Felicitaciones una vez más.

Gracias por visitar mi blog.

Te tengo en mis links.

Chau

Fedosy.