Favorito de las masas

enamorarse de un idiota

lo más sencillo que puedes hacer, cuando venga la primavera, es enamorarte de un idiota. no tendrás que caminar mucho para encontrarlo y él...

sábado, enero 28, 2006

licencia en la cochería

el terreno baldío, que queda junto a la casa de veraneo del empresario fúnebre, esta cubierto de maleza y encima de esta florecen varias guías de campanillas azules. tal vez, el olor dulzón que emiten cuando el sol les cae oblicuo a las seis de la tarde, no sea tan diferente al del interior de una carroza porteña después que se enterró el difunto y permanecen los restos de polen pegados en los vidrios. a pocos metros del puerto, se encuentra la casa que es amplia y de líneas simples, con un jardín con setos de gartegus perfectamente recortados, como si un cajón de verdes abrazara la construcción. no hay ruidos ni risas en el jardín del funebrero. nadie ahuma un poco de carne en una parrilla rodeado de una familia. no hay una pileta pelopincho en la que retocen niños a la hora de la siesta. ni siquiera una hilera de bicicletitas colorinchudas en la puerta del garage. con la misma discreción que caracteriza su trabajo, vive el descanso el funcionario de la parca. solo lo delata el largísimo sedan negro con cortinas púrpura cuando lleva a su esposa al supermercado.

10 comentarios:

Martha Beatriz dijo...

guardando las apariencias, rebecca: no me sorprendería que los patios y la pileta fueran interiores, que los colores de la sala dueran alegres y chillones y que el pasaporte favorito de nuestro empresario fuera, por ejemplo, coleccionar prendas íntimas fememninas.

marcoantonio dijo...

Es extraño lo discretos que son los representantes de La Muerte, una señora tan colorida y dada a los efectos pirotécnicos.
A propósito, hay una influencia argentina en ese relato (carroza, pelopincho...).
Solamente falta saber si durante la madrugada se escucha un gemido apagado a través de la ventana mosquitero...

rebecca milans dijo...

sin dudas la pompa funebre siempre tuvo influencia argentina, ellos entienden mucho mas que nosotros de lo que es celebrar algo ( la muerte, las vacaciones con la pileta de lona )y tambien porque en cordoba se ensamblaban los vehiculos de las cocherias uruguayas " al estilo porteño ", en general cadillacs modificados

y martha...que es eso de funebrero fetichista ?...vaya combinacion !!!

Martha Beatriz dijo...

bueno amiga,
usted dió una pauta, yo la seguí a mi manera: no te parece que tanta apariencia debe tener una vía de escape? saludos

basilia dijo...

tu relato huele a patchouli, a terciopelos y a flores silvestres. la quietud de lo que nunca pasa, el muro silencioso. familias de gentes que cultivan jardines topiarios, acostumbrados a guardarse la alegría
quien sabe para que ocasión.

rebecca milans dijo...

no distingo muy bien el patchouli pero supongo que es denso y dulce hasta el hartazgo. para mi lo dulce es el amizcle y sospecho que el otro es medio pariente. tengo curiosidad por lo que pasa detras de la puerta del funebrero, lo confieso, pero no creo que su familia sea menos propietaria de la alegria que los demas

javier dijo...

el detalle de la pelopincho indica que cuando hablás de porteños, sabés lo que decís :)

ceryle dijo...

Capaz son más alegres. Porque tienen que poner cara de circunstancia por trabajo. Como los payasos que son tristes, porque trabajan de pavos, pero al revès.

rebecca milans dijo...

una ves tuve un compañero de liceo cuyo padre habia sido funebrero y nos conto diversiones del oficio, las bromas que le hacian a los nuevos empleados, etc. era bastante tetrico, pero delataba un buen sentido del humor

marcoantonio dijo...

Mi recuerdo más fuerte de una pelopincho es de mi hermano mayor haciéndome un simpático submarino debido a mi costumbre de garronearle el vascolet de las 5:00 de la tarde.

En cuanto a funebreros, una vez me presentaron una de las Martinelli:
"Morticia", para los amigos.

Dios; estoy muy divagante, disculpen...