Favorito de las masas

enamorarse de un idiota

lo más sencillo que puedes hacer, cuando venga la primavera, es enamorarte de un idiota. no tendrás que caminar mucho para encontrarlo y él...

martes, mayo 03, 2005

glamour celíaco

al dejar las harinas todo cambió. desapareció el dolor, pero también el misterio que la envolvía desde niña. parte de su personalidad compleja y sufrida se esfumaron. también aquella apariencia vulnerable y el carácter demasiado voluble se hicieron humo. empezó a reír con fuerza, no solo en su casa sino también en lugares y acontecimientos públicos. el rostro abandonó las huellas de aquellas erupciones que la dejaban separada del resto por varios días, recluida en su casa y que ayudaban a construir el mito. dejó repentinamente de ser el foco de las habladurías del resto, en la medida que se fue convirtiendo en una muchacha común. con los bizcochitos y las masas, las sopas o el chocolate espesados con farináceos, el pan, la pasta y la pizza se fueron aire desmayado y su desgano. abandonó el perfil de artista por un nuevo perfil de deportista. con las mejillas rosadas y la sonrisa carnosa, los músculos duros de moverse todo el día, la silueta larga y elástica y el espíritu bonachón era prácticamente, una desconocida.

2 comentarios:

javier dijo...

Me encanta la forma que tienen los hechos más inverosímiles, de afectar la personalidad de la gente, y cómo cuando ese efímero efecto desaparece, los demás llegan a sorprenderse de un cambio apenas aparente.

rebecca milans dijo...

me hiciste acordar de un tipo amargado que conoci al que despues que le destaparon una arteria se convirtio en un tipo simpatico y dicharachero